La cultura y el conocimiento del futuro

A lo largo de la historia han sido muchos los atentados contra la cultura.

Desde Alejandría al fanatismo de Hitler y pasando por los mayas, el ser humano ha reincidido en acciones que a día de hoy nos parecerían impensables.

Sucesos como la quema de libros y destrucción de bibliotecas son una lacra para las personas que buscan el conocimiento en cualquier parte del mundo.

Si nada de eso hubiera pasado, hoy podríamos disponer de datos increíblemente valiosos sobre civilizaciones antiguas e hipotéticos manuscritos sobre el fin del mundo.

El futuro de aquellos días es hoy. La incertidumbre de no saber que pasará mañana solo es superada por la indignación de acontecimientos presentes.

Medidas como la Ley Sinde o SOPA coartan al individuo a la libre transferencia de datos. Nadie debería  prohibir que los ciudadanos compartan su sabiduría a través de la red.
La revolución de los Social Media hace posible que se conozcan las opiniones, a favor y en contra, de éstos hechos. Pero de poco sirve una movilización así si los que tienen la batuta miran por sus propios intereses más que por el bien común global.

Con el cierre de Megavideo se abrirá una ventana nueva de posibilidades para compartir archivos a nivel mundial, y los gobiernos lo tendrán un poco más difícil para impedirlo.
Pero el primer paso para el control de la información ya lo han tomado. Aprobar una ley que permita cerrar páginas webs con un solo click atenta contra todos los que sienten curiosidad por el saber personal y universal.

Estudiamos historia porque nos sirve para aprender.
No permitamos que los hechos de hoy perjudiquen nuestro mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>